Requisitos de Celador

requisitos oposiciones celador

Si estás pensando en convertirte en una pieza imprescindible de las plantillas de los hospitales y los centros de salud, deberías conocer antes los requisitos de celador. Para superar las oposiciones de empleo público no llega con aprobar los exámenes. Antes de ponerte a estudiar debes saber si cumples las características que marcan las administraciones para ser candidato o candidata.

“La mejor medicina de todas es enseñarle a la gente cómo no necesitarla”, Hipócrates

Controla los tiempos y no pierdas la oportunidad

Las bases de la convocatoria a la que vayas a presentarte para luchar por conseguir un empleo público estable te indicarán el perfil en el que debes encajar. Pero antes de llegar a ese paso, si estás pensando en presentarte a las oposiciones de celador o si ya estás enfrascado en el estudio del temario, controla mucho los tiempos para no perder opciones.

Tienes que estar pendiente de cuándo sale la oferta de plazas y la convocatoria de exámenes. Escoge en qué comunidad te vas a presentar y revisa habitualmente el diario oficial de esta autonomía y el Boletín Oficial del Estado (BOE) por si se anuncia tu futuro trabajo como funcionario. Tendrás que leer muy bien las bases para saber qué debes estudiar y cómo se realizarán las pruebas. Pero un requisito de celador fundamental es apuntarte en tiempo y forma a las oposiciones.

Por norma general, una vez se publicite la convocatoria tendrás diez días para presentar tu solicitud como aspirante. También deberás pagar las tasas que te dan derecho a un espacio en el centro en el que te examinarás. Tienes la posibilidad de ir adelantando trabajo solicitando un certificado digital con tu documentación incluso antes de que salgan las plazas disponibles. En tu proyecto no cabe la opción de perderse los exámenes por un despiste tonto. Y menos si ya llevas tiempo estudiando y tienes las materias dominadas.

 

Requisitos de celador exigidos

Al igual que ocurre con el tipo de exámenes o el temario del que se evaluará en ellos, los servicios de salud de las comunidades autónomas son los que deciden los requisitos de celador específicos. Están en su derecho de hacerlo por el traspaso de competencias por parte del Ministerio de Sanidad.

No obstante, puedes tener en cuenta estas demandas que suelen repetirse en todos los casos desde hace muchos años:

  • Nacionalidad. Tener la nacionalidad española o la de un Estado miembro de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo, u ostentar el derecho a la libre circulación de trabajadores conforme al Tratado de la Unión Europea o a otros tratados ratificados por España o tener reconocido tal derecho por norma Legal.
  • Edad. Tener 18 años el día en que termine el plazo de presentación de solicitudes y no exceder de la edad de jubilación forzosa. En algunas zonas del país podrás examinarte a partir de los 16 años.
  • Titulación. Contar con la titulación académica que habilite legalmente para el desempeño del correspondiente puesto. En este caso bastaría con los estudios básicos como la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), salvo que las bases indiquen lo contrario.
  • Funcionalidad. Disponer de la capacidad funcional física o psíquica necesaria para el desempeño de las funciones que se deriven del correspondiente nombramiento.
  • No puedes haber sido separado del servicio mediante expediente disciplinario, de cualquier servicio de salud o administración pública en los seis años anteriores a la convocatoria. Tampoco será posible que te presentes si estás inhabilitado con carácter firme para el ejercicio de funciones públicas ni, en su caso, para la correspondiente profesión de celador.
  • No debes poseer la condición de personal estatutario fijo en la categoría convocada.
  • No puedes haber sido condenado por sentencia firme por algún delito contra la libertad e indemnidad sexual, que incluye la agresión y abuso sexual, acoso sexual, exhibicionismo y provocación sexual, prostitución y explotación sexual y corrupción de menores, así como por trata de seres humanos.

Debes mantenerte al día en todas estas cuestiones desde que te inscribes hasta que acabe el proceso de contratación pública. Aún así, esto es una orientación. La institución que convoque la oferta podría exigir más o menos cosas de las habituales, por lo que debes revisar bien las bases.

Por ejemplo, si tienes un título obtenido en el extranjero podrían solicitarte un documento que demuestre que está homologado en España. En algunos casos también pueden participar cónyuges de personas con nacionalidad española aunque no sean originarios de países de la Unión Europea.

 

Otros requisitos de celador

No te las pedirán en el capítulo de requisitos de celador pero, sin duda, te será indispensable tener otras características para desarrollar la labor que te encargarán en centros hospitalarios o ambulatorios. En la mayoría de los casos la gente se presentará, igual que tú, por conseguir un empleo fijo en la administración. El sueldo es atractivo así que será otro de los reclamos esenciales.

Si apruebas, una vez que te incorpores al destino estarás contento por las buenas condiciones. Sin embargo, también te ayudará a sobrellevar mejor el día a día ser empático y agradable con los enfermos con los que trates. ¿Entre tus rasgos está la facilidad para adaptarte a distintas situaciones? Entonces ya tendrás otra ventaja, pues pueden encargarte trabajos en distintas zonas del centro sanitario y con diferentes equipos.

Abre tu mente para ir aprendiendo con la experiencia. Sin duda, sabrás mucho después de completar el estudio pero siempre se puede interiorizar algún dato más. Además, procura ser capaz de soportar momentos duros. Los enfermos te hablarán de sus dolores, los llevarás para una operación y los irás a recoger de vuelta a su habitación y habrá momentos en los que tengas que cooperar con el resto de personal sanitario tras un fallecimiento.   

Si además tienes fuerza y te das maña serás el celador o la celadora diez porque sabrás cómo mover a los pacientes. Si has visto el temario sabes que es una parte muy importante de tus labores.

 

Entrena tu capacidad de adaptación

Te hablamos del trabajo de un celador de un modo genérico, pero una vez llegues al hospital podrías ser una especie de empleado móvil con acceso a todas las áreas o estar destinado a un departamento específico.

Algunos de los tipos de profesionales que existen en la actualidad en las instalaciones sanitarias son los siguientes:

  • De ambulatorio. Es el que se encarga de vigilar los centros de salud y de  atender a los pacientes en estos espacios. Ayudan en algunos traslados e informan de las citas para consultas
  • De puerta. Es la primera cara que verá el paciente al llegar al hospital. Deben ser tranquilos y comprensivos. Los celadores de puerta se encargan de informar a los ciudadanos sobre las consultas externas y de vigilar el acceso de personas ajenas al hospital.
  • Encargado de turno. Es un mando intermedio que colabora de forma directa con el Jefe de Personal Subalterno. Se encarga de dar los turnos al personal cuando le toque y está por encima del resto de celadores en la cadena de mando
  • De rehabilitación. Ayuda a los pacientes a hacer ejercicios para rehabilitarse de sus fracturas. Se le pide formación específica
  • De urgencias. Debe llevar a los pacientes a consulta y moverlos a la camilla
  • De planta. Tiene más cometidos que los demás y un contacto directo y constante con los enfermos. Los llevará a hacer pruebas, colaborarán en su aseo personal o los ayudarán a acostarse, por poner algunos ejemplos. Los celadores de planta deben controlar el trasiego de familiares por las habitaciones y moverán a los cadáveres de una forma discreta.
  • De necropsias. Es el operario que traslada los cuerpos sin vida a la morgue
  • De UVI. Se le requiere una preparación específica para mover a enfermos sin gestos bruscos

También existen las figuras de celador de dependencias administrativas, de lavandería, de almacén de quirófanos, de vigilancia y de ambulancia.

¡Atrévete a conseguir tu trabajo ideal!

En principio los requisitos de celador son fáciles de cumplir. Estás más cerca de comenzar a estudiar para esa oposicn que te dará la tranquilidad económica que llevas años buscando. Dispondrás de tiempo para especializarte y pedir trabajar en tu área hospitalaria favorita.

Pero primero puedes contactar con alguna academia que te aporte conocimientos durante tus estudios. Rellena el formulario y nosotros te ayudaremos desinteresadamente a encontrar la que mejor te convenga. ¡Conviértete ya en un funcionario público!

EMPIEZA AQUÍ

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en Más Información